¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

EUFORIA DESATADA EN EL MADRILISMO.

por / lunes, 04 abril 2016 / Publicado enDeportes

La victoria del Real Madrid en el Camp Nou fue vivida por el madrilismo como si de una final se tratara. Gritos de “Así gana el Madrid” sonaron por la capital, además de los habituales “Puta Barça, puta Barça es”. Yes que ayer el madridismo estaba eufórico. Una buena muestra de lo que vivió a la afición blanca se pudo ver en el Palco de Honor de Barnabèu donde Mahou, patrocinador del Real Madrid, invitó a más de 200 personas para ver el Clásico.

real3

Miembros de Peñas del Real Madrid y aficionados en general se juntaron en el estadio blanco para pasar del aburrimiento de la primera mitad al sufrimiento de la segunda y el éxtasis con el gol de Cristiano Ronaldo que respeto a otros allí presentes, con amargos comentarios incluidos, e incluso a Ricardo Gallego y Martín Vasquez, allí presentes, al que le dijeron de todo menos bonito cuando confesó que el resultado que él esperaba pero no el que deseaba era de 1-1. Gritos y broncas que provocaron la intervención de los guardias de seguridad para que los que más exitados estaban se calmasen.

real2El encuentro comenzó con todos los presentes guardando escrupulosamente el minuto de silencio en memoria de Johan Cruyff e incluso llamando la atención a los que no lo guardan e incluso al encargado de poner la música que tardó en silenciarla cuando ya estaba en marcha el minuto de silencio por Johan Cruyff. Después de eso, el partido, con una primera mitad en la que los seguidores blancos sólo reaccionaban cuando el Madrid se acercaba al área de Bravo, pero también para temer que Ramos había cometido penalti sobre Messi. Del ‘madre mía vaya penalti que no han pitado’ se pasó al ‘ha sido fuera del área’ y ‘se ha tirado tras la repetición. Curiosamente, los jugadores del Barça que más gritos en contra provocaban en la parroquia blanca no fueron Piqué o Messi, si no Jordi Alba, Neymar y Dani Alves, a los que dijeron de todo menos guapos.

Aunque de esa primera mitad, con lo que hay que quedarse, aparte del alivio cuando el Barça no aprovechaba sus ocasiones, es con el lanzamiento de una falta al borde del área azulgrana. Cristiano la puso para lanzarla, pero se oyó un claro y alto “qué la tire Bale, éste no!”, pero no por una persona, si no por varias que está visto que no confían en el portugués para los lanzamientos de falta.

La parroquia blanca vivió la segunda mitad con una mezcla de miedo y felicidad. Miedo por el inicio de los Luis Enrique –con ovación para Keylor tras evitar el tanto de Messi– y el gol de Piqué. ‘Encima tenía que ser Piqué el que marcara’, fue lo más suave que le dijeron al azulgrana. Fueron los peores momentos de la afición blanca que pasó del miedo a la felicidad por el gol de Benzema. Cánticos madridistas a favor del equipo y contra el Barça comenzaron a sonar cada vez más y fueron en aumento cuando vieron que el Madrid pasaba de dominado a dominador.

Esa felicidad se convirtió en enfado monumental con el árbitro por el gol anulado a Bale que nadie entendía por qué “Fuera de Juego? Falta? Pero qué ha pitado ese” se escuchaba por toda la sala Junto con el “manos arriba esto es un atraco”. Provocó más enfadado eso que a roja a Sergio Ramos porque “ya tardaba en enseñarle la segunda amarilla” se escuchó en el Palco de Honor de un Barnabéu que explotó con el 1-2 de Cristiano. Locura, saltos, abrazos, cánticos y, eso sí, nervios con gente sin querer ver el final hasta que el árbitro pitó el final. Ahí sí que se desató la euforia de un madridismo que incluso no ve imposible la Liga.

Deja un comentario

Debes seridentificado introducir un comentario.

SUBIR