¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

EL LUNES ME PONGO A DIETA: EL PROPOSITO QUE NUNCA CUMPLIMOS.

por / lunes, 25 enero 2016 / Publicado enHealth
dieta1
Llega el mes de enero y la curva de la felicidad está en pleno crecimiento. Comidas copiosas, cervezas, dulces, y alguna que otra copita han hecho que disfrutemos de los manjares de estas fiestas pero también nos hemos ganado como premio unos kilillos. Ahora toca poner todo en orden y volver a adquirir buenos hábitos alimenticios.  nada de dietas milagrosas sino constancia y equilibrio para conseguir el efecto deseado. Y, por supuesto, acompañarlo de un poquito de ejercicio físico. 
Primer fallo, no todas las ‘dietas’ valen para todos, nuestro organismo no es estándar, cada uno tenemos nuestras peculiaridades y eso no varía. Para empezar, FUERA la palabra dieta, lo que hay que hacer es aprender a comer ¿para qué me sirve quitarme todos los carbohidratos  de golpe o de repente comer la mitad?… Bueno sí, sirve para algo, para querer matar a alguien o marearme en el metro o tener pensamientos oscuros…
Tenemos que conseguir una relación buena con la comida, es nuestra amiga no enemiga. Hay que disfrutar sin excesos, pero como en Navidad probablemente me ha pasado, ahora es el momento de tomar las riendas del carro de la compra y tener un pensamiento positivo.
Como ya he dicho, nada de supuestas dietas “detox” ode choque, ejemplos son aquellas basadas en zumos que te obligan a estar en ayunas, o comer todo el día piña, o sólo comer proteinas, o hincharme a caldos mágicos de verduras. En todos estos casos no existe evidencia cientifica para la pérdida de peso, para que esta sea saludable (física y mentalmente) ni sostenible en el tiempo. ¿Crees que vale la pena estar 5 días a base de zumo (bastante caro por cierto)?

Este tipo de dietas son pan para hoy y hambre para mañana. Es cierto que unos primeros días de comida más ligTomaera van a ayudarnos a sentirnos mejor, sobre todo por los síntomas más recurrentes tras las comelonas, pesadez de estómago, ardor, estreñimiento, etc. Fuera las modas, hagámoslo bien desde el comienzo, comencemos a ‘desintoxicarnos’ de malos hábitos como comernos las sobras de los buenos hijos, noche sí y noche también.

Por lo que no se trata de llevar a cabo una dieta depurativa, sino de poner en orden nuestra alimentación y las de toda nuestra familia. Para esta tercera semana postnavideña podemos ayudarnos con los siguientes trucos:

  1. Comer equilibrado y variado, sobre todo concenciarnos en meter fruta y verdura a diario.
  2. Incluye verduras con especial efecto diurético como: alcachofa, endibia, escarola, esparrárragos o apio. Generalmente destacan por tener un sabor algo más amargo que el resto.
  3. ¡No olvides tomar tus 3 raciones de fruta al día!
  4. Hazle un favor al higado y no consumas más alcohol.
  5. Evita comer cortes de carne grasos durante unos días, como son: cordero, cochinillo, buey, chuletas, costillas de cerdo o vaca, y la piel de las aves.
  6. Cocina con muy poquito aceite (2 cucharadas al día por persona).
  7. Bebe mucho líquido (consomés, infusiones, agua…). El agua ayuda a eliminar toxinas y restablece el equilibrio hídrico.
  8. Toma infuciones digestivas que lleven anís, menta, melisa, hinojo, cominos…
  9. Mejor pescado blanco que azúl, ya que su fácil digestión y su riqueza nutricional, te ayudará a vencer los empachos.
  10. Evita la sal, y alimentos con mayor contenido en sal, como las conservas o embutidos.
  11. Nada de platos precocinados.
  12. ¡Muevete! Llevar a cabo una vida activa es igual de importante que comer bien, por lo que, no esperes a que se pase a pesadez y sal a caminar.

Deja un comentario

Debes seridentificado introducir un comentario.

SUBIR