¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

¡EL CAMINO AMARGO DEL ÉXITO!

por / martes, 16 febrero 2016 / Publicado enLifeStyle

El éxito no llega de la noche a la mañana. El primer paso para alcanzar el éxito generalmente es definir qué significa para ti.

Emprender es una de las palabras de moda y ser emprendedor suena realmente bien, mucho mejor que empresario aunque en esencia signifiquen lo mismo. Lo cierto es que , aunque el mundo de la start-ups está muy bien considerado, no es precisamente un camino fácil hacia el éxito.

Man turning the word "Impossible" into "Possible"

La mayoría de los emprendedores exitosos han fracasado con otros proyectos antes de dar con ese factor X que hace que una idea suba como la espuma.

Los grandes Steve Jobs y Bill Gates por supuesto, también fracasaron.El fundador de Apple fue despedido de la marca de la manzana que él mismo había fundado y creó Next, que realmente no tuvo un gran éxito económico. Para luego crear una pequeña empresa con el nombre de Micro-Soft que, a la postre, acabaría dominando el mundo de la informática de consumo durante décadas e impulsando el concepto de PC.

YouTube no siempre ha sido un portal de videos. Inicialmente se llamaba “Tune In The Hook Up” y era una web de citas online…con vídeos, eso sí.

Jack Dorsey, conocido por ser uno de los fundadores de Twitter, es uno de los mejores ejemplos. Junto a Greg exito2Kidd sufrió su primer fracaso en Net, pero es que además cuando enseñó lo que seria el primer concepto de Twitter a sus amigos, nadie le respondió. La idea consistía en un mensaje que se enviaba a toda una lista de contactos de Blackberry, pero el año 2000 no era el momento. Sí que lo fue el 2006, cuando la misma ide y muchos retoques le permitieron crear la gran red social de microblogging. Siempre con nuevos proyectos en mente, lleva desde 2009 con Square, un servicio de pagos en dispositivos móviles.
Estos ejemplos nos muestran que, lejos de ser infalibles, algunos de los empresarios más exitosos acumularon intento fallidos. Es más, fracasar es a menudo necesario, pero sólo si sirve para ganar experiencia y mejorar a partir de los errores. 

Para triunfar debes seguir tus talentos, enfocarte en metas realmente valiosas y sobre todo, ser persistente y trabajar duro. Independientemente de cuál sea tu visión del éxito, las personas que quieren triunfar deben tener ciertos comportamientos:
Sigue tus talentos. Es realmente útil el tener pasión por tus propios objetivos, pero la pasión sin talento es como un auto sin un tanque lleno de combustible – no irá tan lejos como deseas. El libro The Element lo discute: no importa para qué eres bueno (ya sea para escribir, para dibujar, programar o dar pláticas motivacionales), enfócate en esa área y desarróllate en ella. Todos tenemos un don, así que encuentra el tuyo y usa tu tiempo para mejorar en él.
Enfoca tu travesía. La travesía para la grandiosidad en un área ha tomado el asiento trasero, dejando como protagonista al concepto de genio universal, o la habilidad de alcanzar la grandiosidad en varias áreas. Sin embargo, esto está destinado al fracaso. La razón es simple: nadie puede ser el mejor en todo.
 Incluso en áreas relacionadas, es prácticamente imposible alcanzar el mismo nivel de éxito. Así que la travesía para el éxito, para algunos puede ser así de simple: enfoca tu camino en una gran meta y recuerda que el maestro de muchas artes normalmente es de ninguna.

Limita tus opciones. “Mantén tus opciones abiertas” parece un mantra de nuestros tiempos. Nuestra afinidad a mantenernos abiertos a las opciones desafortunadamente nos lleva a limitarnos, ya quexito1e pavimenta el camino a la mediocridad y no al éxito.
Al limitar tus opciones pones la apuesta alta y te fuerzas a dar tu mejor esfuerzo para alcanzar tu objetivo. Tener cierta seguridad es importante, por lo que vale la pena crear un plan de respaldo. Sin embargo, hacer un compromiso a un camino o meta te hará intentarlo más – y potencialmente a ser más exitoso en tus esfuerzos. 

Trabaja hacia metas significativas. En el libro The 7 Habbits of Highly Effective People, Stephen Covey investigó sobre la diferencia entre una persona promedio y una extraordinaria. Descubrió que aquellas que eran capaces de lograr grandes cosas entienden la diferencia entre eficiencia y efectividad. 

La mayoría de las personas están obsesionadas con la eficiencia, lo que las lleva a trabajar duro hacia metas que son vacías, simples o poco importantes. En la otra mano, la efectividad no se trata de cuánto haces en un cierto periodo de tiempo; sino en hacer cosas que importan. Enviar 100 e-mails puede ser eficiente, pero sólo es efectivo si ayudan a alcanzar una meta. Si no lo hacen, no los envíes.

Nunca te des por vencido. Si mides 1.65 y eres lento probablemente debas renunciar a tu meta de ser un jugador de la NBA. Pero si tienes una meta que es alcanzable a través de un talento que tienes y de trabajo duro, no te des por vencido nunca. Cometerás errores y fracasarás. Pero sigue practicando, aprendiendo, aceptando el rechazo e intentándolo de nuevo.

La gran mayoría de las personas exitosas tuvieron grandes fracasos en algún punto de sus vidas: Walt Disney estuvo en la bancarrota, Benjamin Franklin dejó la escuela a los 10 años y Theodor Geisil (mejor conocido como Dr. Seuss) fue rechazado por 27 casas editoriales con su primer libro. Los éxitos vienen del trabajo duro y de la determinación. Nadie l logras gratis.

 exito4

Deja un comentario

Debes seridentificado introducir un comentario.

SUBIR