¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

¡CUIDADO CON EL CALOR DEL VERANO!

por / jueves, 21 enero 2016 / Publicado enHealth

Cada año se producen multitud de accidentes relacionados con los golpes de calor, algunos mortales. Combátelos así.

verano1

La cuestión es hacer ejercicio y quemar calorías, no arder por dentro. Seguro que alguna vez te ha centrado tanto en superar tu marca personal que ignoras las señales que te hace el cuerpo, pidiendo a gritos que bajes el ritmo.

Está que arde.

Al someterlos a un gran esfuerzo fisíco, los músculos generan calor. Hasta ahí todo bien. El problema comienza tras la aparición de un puñado de factores empeñados en boicotear la disipación: desde la mencionada actividad física intensa, hasta las temperaturas, el exceso de humedad, la mala hidratació o el calzado inapropiado.

¿Resultado? Que superados los 39ºC o 40ºC uno comienza a experimentar dolores de cabeza, mareos, nauseas o fatiga extrema. De seguir adelante, sufrirás un golpe de calor, fiebre y pérdida de conciencia. Muerte, en el peor de los casos. Es de suponer que quieres evitar un panorama tan deprimente, ¿no?

Congela tu interior

Créenos: enfriarte las tripas es mucho más divertido de lo que parece. Según un estudio publicado en el Clinical Journal of Sports Medicine, los atletas que consumen granizados durante su sesión de ejercicio, son capaces de correr 15 minutos más que los que se limitan a beber agua fría.

Prueba esto: llena una botella térmica con cualquier bebida deportiva y una buena cantidad de hielo. En carreras largas, ve bebiendo tragos de la botella a intervalos. Y no te olvides del agua. Por cierto, ¿sabes si te estás hidratando correctamente? Para saberlo, échale un vistazo a este reportaje.

Cambia la camiseta.

Aunque lleves encima lo último de lo último en tejido deportivo, llegará un momento en el que tu camiseta está tan saturada, tan empapada en sudor, que en lugar de refrescarte, atrapará el calor. Recuerda: no es el sudor lo que influye en la temperatura corporal, es la evaporación.

En cuanto sientas camiseta muy pesada, toca cambiar. Un gesto tan sencillo mejorará la evaporación del sudor, mejorando la tolerancia al calor y tu respuesta a las altas temperaturas

Congélate por completo.

¿Está que ardes? Toma cartas en el asunto en plan primitivo: inmersión en frío. Llena una piscina para niños con varias bolsas de hielo y métete en ella. La bajísima temperatura del agua reducirá el calor corporal. En muchas carreras puedes encontrar este tipo de piscinas en la tienda médica, en la meta. Si estás corriendo por tu cuenta en un lugar aislado, te recomendamos que lleves en el maletero del coche una nevera portátil. Frota las piernas y los brazos con hielo.

Deja un comentario

Debes seridentificado introducir un comentario.

SUBIR